Borrachuelos

Ya esta aquí el Invierno y es hora de llenar la cocina con aromas de especias, de ir practicando con elaboraciones que degustaremos en Navidad y de hacer un poco de tiempo para disfrutar en los fogones. Muchas familias aprovechan las fechas que se avecinan para seguir manteniendo la tradición de la “borrachuelada” y hacer estos ricos dulces a la vez que dan cuenta de un buen almuerzo y las copitas de anís con borrachuelos en el postre. ¿Quién no recuerda a su abuela amasando y friendo estos dulces tan exquisitos?

Borrachuelo de azucar

El borrachuelo es un dulce típico de Andalucía, especialmente de las provincias de Málaga y Córdoba. Pertenece a la familia de los pestiños, con una elaboración similar: porciones de masa frita elaborada a base de harina de trigo, aceite, aguardiente o vino, precisamente, por llevar un poquito de alcohol en su elaboración es por lo que reciben el nombre. Los pestiños están muy presentes en la gastronomía de prácticamente todas las regiones españolas, la única diferencia entre unos y otros es la forma de cortar la masa y los ingredientes que se usan para endulzarla, además del añadido o no del huevo. La tradición malagueña es comer borrachuelos.

Este dulce tiene varios siglos de historia, de hecho, la primera vez de la que se tiene noticia que los borrachuelos son citados es una obra literaria data de 1846, año en el que Serafín Estébanez Calderón habla de él en “Escenas andaluzas”. Su elaboración es muy mediterránea y antiguamente se asociaba a celebraciones religiosas, una costumbre que también ha llegado a nuestros días, ya que suelen hacerse en Navidad y también en Semana Santa. Las especias con las que se elaboran los borrachuelos tienen su origen en la influencia musulmana que tan presente continúa en la cocina andaluza: ajonjolí, sésamo y canela. De hecho, los musulmanes elaboran por Ramadán la shebakía, un dulce frito que es muy similar a los borrachuelos. También en el antiguo Imperio Romano se hacía un dulce muy parecido llamado fritctilia, hechos a base de a harina de trigo, fritos en manteca de cerdo y con un baño de miel que se consumían en las fiestas que hoy conocemos en nuestra cultura como Carnaval.

El borrachuelo es también llamado “fruta de la sartén”. Se hace en forma de empanadilla y relleno de cabello de ángel. Una vez frito se baña en miel o se emborriza con azúcar. Otras versiones más actuales es hacerlos rellenos de chocolate o sin relleno.

Los borrachuelos son unos dulces sencillos de preparar, pero si no te apetece meterte en la cocina, en Daver te lo ponemos muy fácil, ya que es una de nuestras especialidades. Los vendemos al peso, emborrizados con azúcar o bañados en miel y rellenos de un fino cabello de ángel. Recuerda que además de adquirirlos en nuestro establecimiento, los puedes pedir en nuestra tienda on line y disfrutar de ellos en cualquier punto de España e incluso en Portugal.

Borrachuelos de azucar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Facebooktwitterpinterest