7 motivos por los que no suben los bizcochos.

¿Te has preguntado por qué no suben tus bizcochos? Esta tradicional y sencilla receta, base principal de muchos dulces y tartas, a veces necesita de trucos para que salga a las mil maravillas. En Confitería Daver te damos una serie de consejos para que puedas elaborar y sorprender a los tuyos con el mejor bizcocho. ¿Por qué no sube tu bizcocho?

1. Olvidaste la levadura. Es clave. Si no pusiste o no echaste la suficiente a la masa de tu bizcocho, nunca subirá, y no adquirirá el volumen y la esponjosidad deseada. Así que, si tu masa es perfecta pero no lleva levadura… No tendrás un buen resultado.

2. Te pasaste de levadura. También puede ocurrir lo contrario, es decir, que te excedas añadiendo levadura a tu masa pensando que así subirá más y más. Un exceso de levadura hará subir la masa pero luego bajará con facilidad. Busca siempre el equilibrio y sigue al dedillo la receta.

3. La masa es muy líquida. Insistimos en el equilibrio a la hora de añadir los ingredientes, tanto los húmedos (huevo, yogur…) como los secos (harina, cacao en polvo). Si tu masa es líquida quizá le falte algún ingrediente seco, por lo que deberías poner algo más de harina.

4. Tu masa está espesa. Justo lo contrario. Puede ser que la masa de tu bizcocho la notes muy, pero que muy espesa. Pues ya sabes, añádele un poco de líquido para que pueda subir y subir sin parar…

5. No has batido bien. Pero no sólo de la suma de los distintos ingredientes vive un bizcocho. Un bizcocho subirá si, una vez que has puesto los ingredientes en su justa medida, bates y bates sin parar y lo haces con mimo, con pasión, con amor. Dale a tu bizcocho el tiempo que se merece.

6. El horno no está preparado. Y que el bizcocho suba también depende de otros factores, como, por ejemplo, el horno. Su temperatura. Si ésta no es la adecuada tampoco tendrás el objetivo que buscas. Debe ser constante desde el mismo momento en que introduces el bizcocho. A veces, puede que el horno no esté a la temperatura adecuada y por tanto no habrá ninguna subida.

7. No abras la puerta del horno. Deja a tu bizcocho reposar el tiempo adecuado en tu horno. No estés abriendo y cerrando la puerta porque afectará al resultado final y te quedarás sin tu esperado dulce en el que vienes trabajando toda la tarde.

Bizcocho de chocolate - Pastelería online - Daver - Ronda

Guardar

Guardar

Facebooktwitterpinterest